Archivo de la etiqueta: anatomía

Novedades científicas sobre la vagina

Estándar

Según una investigación dirigida desde la Universidad de Maryland (EEUU) y presentada en la revista Science Translational Medicine, la vagina alberga una gran riqueza biológica que difiere de unas mujeres a otras y que evoluciona a lo largo del ciclo menstrual.

La investigación obligará a corregir las ideas vigentes sobre qué es una vagina sana. Si hasta ahora se consideraba que la vagina debe tener bacterias del género Lactobacillus para protegerse de infecciones, los nuevos resultados indican que algunas mujeres están igualmente protegidas gracias a bacterias distintas. A falta de Lactobacillus, estas mujeres serían diagnosticadas actualmente de vaginosis –una alteración patológica de la flora vaginal– y candidatas a ser tratadas con antibióticos. Pero los investigadores de la Universidad de Maryland han demostrado que no tienen ninguna alteración patológica sino que son casos de variación dentro de la normalidad. Y, por lo tanto, que no deben ser tratadas con antibióticos.

Por otro lado, en los casos en que sí haya vaginosis, la investigación abre la vía a adecuar el tratamiento a la flora vaginal de cada mujer. “Muchos estudios y tratamientos se basan en la idea de que todas las mujeres son iguales y reaccionarán de manera similar a los tratamientos”, declara Jacques Ravel, director del trabajo, en un comunicado difundido por la Universidad de Maryland. Los nuevos datos muestran que “cada mujer parece tener su propio estado de salud”.

La investigación se ha basado en 32 jóvenes voluntarias que a lo largo de 16 semanas se han prestado a extraerse muestras vaginales dos veces por semana. Al mismo tiempo, han rellenado una encuesta diaria en la que se les preguntaba sobre cualquier variable que pudiera estar relacionada con su flora vaginal, como –entre otras– el sangrado menstrual, el uso de tampones o la actividad sexual.

Tras analizar las muestras vaginales con técnicas genómicas de secuenciación masiva, los investigadores han observado que hay cinco tipos principales de floras bacterianas entre las participantes en el estudio. Tres de ellos contienen bacterias del género Lactobacillus, que segregan ácido láctico y crean un entorno hostil que defiende la vagina frente a microorganismos invasores. En los otros dos tipos de floras vaginales son otras bacterias las que construyen una primera barrera de protección frente a las infecciones. Estos resultados confirman los de un estudio anterior presentado el año pasado por los mismos investigadores.

La principal novedad del nuevo trabajo es que hay una gran variedad de bacterias, no solo entre los distintos tipos de flora vaginal, sino dentro de cada tipo. En algunas mujeres –pero no en todas- incluso se han observado diferencias importantes en la composición de la flora vaginal de un día al siguiente (si han tenido una relación sexual) o de una semana a la siguiente (según el momento del ciclo menstrual). Pero todas estas floras vaginales son igualmente sanas. El sistema microbiótico vaginal es mucho más complejo y diverso de lo que se pensaba hasta ahora, según se destaca en otros estudios.

Más allá de mejorar el diagnóstico y el tratamiento de las vaginosis, la investigación ayuda a entender por qué algunas parejas son infértiles pese a que tanto el hombre como la mujer son fértiles. Según la hipótesis que adelantan Witkin y Ledger, la particular guerra de sexos que tiene lugar en la vagina entre la flora (que se defiende de los invasores) y el semen (que contiene moléculas inmunosupresoras para superar las defensas de la vagina) acaba en algunas parejas con la derrota de los espermatozoides. En estos casos, tanto el semen sería fértil con otra flora vaginal como la flora vaginal con otro semen. Si la hipótesis es correcta, se abriría la vía investigar cómo se puede modificar la flora vaginal para conseguir el embarazo deseado.

Información extraída de http://www.lavanguardia.com/vida/20120502/54288307722/vagina-sorprende-cientificos.html

Para saber más (y si eres capaz de entender términos médicos en inglés) aquí:

http://stm.sciencemag.org/content/4/132/132ra52

http://stm.sciencemag.org/content/4/132/132fs11.abstract

Células madre en la sangre menstrual

Estándar

La sangre menstrual siempre ha sido descartada como desecho residual. Sin embargo, investigaciones científicas han demostrado que el fluido menstrual contiene células madre auto-renovables. Estas proceden del revestimiento del útero (endometrio) que se expulsa durante el período menstrual. El crecimiento de nuevos vasos sanguíneos es uno de los procesos esenciales en el útero durante el ciclo. Los investigadores afirman que el nuevo tipo de células madre que han identificado intervienen en este proceso. Durante el ciclo menstrual, el útero alberga el óvulo y se prepara para el posible embarazo engrosando sus paredes con la aportación de nutrientes y vasos sanguíneos. Si no hay fecundación, el óvulo no fecundado se desprende y se rompen los vasos sanguíneos, con el consiguiente flujo menstrual. Las células madre que se han descubierto en esta investigación están involucradas en la regeneración de nuevos capilares. Los investigadores las han denominado células regenerativas endometriales (ERC). Para detectarlas, han recogido muestras de cinco mililitros de sangre menstrual de diferentes mujeres sanas.

En los cultivos de laboratorio, los investigadores han podido observar que estas células se pueden dividir hasta 70 veces en un periodo de tiempo muy corto. Esta tasa de replicación es significativamente más rápida que la de las células madre que proceden de la sangre de cordón umbilical o de médula ósea, explican los investigadores. También afirman que a partir de estas células madre se pueden obtener diferentes líneas celulares (hasta nueve), entre las que se incluyen células de tejidos de cartílago, de corazón, neurológicos, células de la piel y sanguíneas. Ello significa que existe la posibilidad de que se diferencien en distintos tipos de tejido, entre ellos el cardíaco.

Las investigaciones concluyen que las células de la sangre menstrual tienen potencial para revertir los daños ocasionados por un accidente cerebro-vascular y pueden servir de tratamiento para enfermedades como la osteoporosis, el Alzheimer, el Parkinson e, incluso, la diabetes.

En estudios preclínicos se descubrió que el trasplante de las células regenerativas endometriales puede reducir significativamente las anomalías conductuales e histológicas y tener un efecto protector en las células cerebrales al evitar el avance de la muerte celular experimentado durante una accidente cerebrovascular.

Tras inducir un accidente cerebrovascular, al privar de oxígeno y glucosa a ratas adultas, los investigadores les inyectaron sangre menstrual y descubrieron que aquellos roedores que fueron expuestos a ella presentaron una tasa de mortalidad significativamente reducida, de acuerdo con el estudio. A 14 días del trasplante y accidente cerebrovascular las ratas mostraron mejoras tanto en las anomalías motoras como en las neurológicas.

Además, a diferencia de las que se obtienen del cordón umbilical, estas células aún no han mostrado tener capacidad para inducir o convertirse en un tumor maligno o benigno. Es posible que su uso solvente los problemas de rechazo por parte de los pacientes, además del mencionado potencial ilimitado para reproducirse. Su uso ofrece una gran promesa para el futuro en el uso clínico de terapias médicas regenerativas. Las primeras investigaciones sugieren que posiblemente puedan ser usadas también para el beneficio de otros miembros de la familia que están genéticamente relacionados con la donante, como progenitores, herman@s o hij@s. Por último, su obtención es extremadamente fácil y está libre de controversias morales.

Los resultados proceden de una investigación de un grupo de científicos norteamericanos del Biocommunication Research Institute de Wichita (Estados Unidos), publicados en la revista Journal of Translation Medicine, financiado por el laboratorio de Kansas Medistem, y en el que han intervenido investigadores de la Universidad de Alberta y de la de Ontario, en Canadá. Por otra parte, la empresa Cryo-Cell International en coordinación con la Universidad del Sur de Florida, Saneron-CCEL Therapeutics y el Medical College de Georgia, dirigió otra investigación y ya ofrece la posibilidad de congelar estas células en previsión de un posible uso futuro.

MAS INFORMACIÓN:

EN ESPAÑOL:

Sangre menstrual contiene células madre

http://www.eluniversal.com.mx/articulos/58662.html

Células madre se recogen del flujo menstrual

http://www.lanacion.cl/celulas-madre-se-recogen-del-flujo-menstrual/noticias/2010-11-28/220857.html

Células madre en la menstruación

http://elpais.com/diario/2007/11/20/sociedad/1195513217_850215.html

EN INGLÉS:

Menstrual Blood Can be Stored in Blood Bank for Stem Cell

http://goruri.com/menstrual-blood-can-be-stored-in-blood-bank-for-stem-cell/

Women can bank on menstrual blood stem cells to cure illness

http://www.hindustantimes.com/India-news/Mumbai/Women-can-bank-on-menstrual-blood-stem-cells-to-cure-illness/Article1-671171.aspx

Menstrual Stem Cells and Blood Banking

http://www.crimsoncampaign.org/menstrual-stem-cells-and-blood-banking/

Menstrual Blood Banking Scope and Future

http://www.medindia.net/news/healthinfocus/Menstrual-Blood-Banking-Scope-and-Future-95616-1.htm